La web se ha convertido en el medio de comunicación más importante de la historia. Reúne gran parte del conocimiento y de la información disponible hoy en el mundo. Esto potencia la publicidad online, y la convierte en un modo de anunciar de naturaleza diferente, con unas ventajas que la publicidad tradicional jamás podrá igualar.

Un error muy común es trasladar el modo de hacer publicidad del mundo offline al mundo online, con los mismos criterios, sin comprender las enormes ventajas que Internet ofrece para la publicidad.

Habitualmente la gente no quiere publicidad, quiere información. No compra el diario para ver los avisos; y tampoco enciende la TV para ver los comerciales, por eso existe el zapping. Pero la publicidad online puede no interrumpir el contenido. Dicho de otra forma, la empresa tiene la posibilidad de estar en el contenido, ofreciendo soluciones o productos que tienen que ver con lo que el público busca.

Internet permite llegar al target con mayor precisión. Segmenta por ubicación geográfica, por edad y sexo. Y con el uso de las redes sociales, es posible incluso segmentar por los gustos y preferencias personales de cada consumidor. Y todo a un costo insignificante: lograr esto mismo en la publicidad offline sería tan caro que no vale la pena siquiera evaluarlo.

Anunciar en Internet sigue siendo muy económico. Y muchas veces se trata de canales mucho más masivos que un diario o una revista. Esta masividad otorga enorme visibilidad a las marcas que anuncian en la Web, con la posibilidad de fortalecer su branding, vincular su marca a diferentes a temas, y sumar tráfico a su propio website.

La publicidad online llama a la acción como ninguna otra forma de comunicación: un consumidor que ve el anuncio online tiene a un click la posibilidad de comprar lo que se le ofrece. Y además, en Internet todo es mensurable, lo que permite medir cada detalle de una campaña online y conocer con exactitud el ROI de la acción, algo inédito en el mundo publicitario pre digital.

Además, las campañas online pueden ser multimedia: texto, imágenes, audio y video. Esto significa más impacto. Reflejar mejor los atributos de marca o del producto. Y el consumidor puede opinar, compartir comentarios con sus amigos, y finalmente la posibilidad de que la campaña se vuelva viral: lo que hoy es el gran sueño de todo publicista.

Un aspecto importante: la publicidad online es una oportunidad para establecer una comunicación bidireccional con el consumidor o con el cliente. Es un paso audaz que muchos gerentes de marca no se atreven a dar, tal vez a causa de una mentalidad que aún no logra adaptarse al mundo digital, y cree que ocultándose evitarán la exposición enorme que da la Web. Hoy la web no da opciones para estar o no estar: la única opción es participar o no, pero las marcas ya están expuestas aunque se nieguen a aceptarlo.

La publicidad online es la puerta de entrada de muchas marcas a la comunicación móvil. Hoy el mercado de celulares y tablets es el de mayor crecimiento en el mundo. Es posible que en pocos años, además de no existir más las computadoras de escritorio, la gente se conecte más a la Web desde su celular que desde una computadora.

El mundo de la movilidad parece ser el futuro, y las marcas deben estar preparadas para salir a competir en esas plataformas. Si las empresas continúan apostando solamente a los anuncios no digitales, en poco tiempo se habrán vuelto invisibles.

Anuncios