En el caso de las organizaciones, siempre celosas de cuidar su reputación, las malas noticias generan una cuota adicional de incertidumbre: no se trata sólo del interrogante sobre qué hacer, sino sobre todo acerca de qué comunicar ¿o mejor no comunicar nada?

crisismanagement

Están los cultores del “wait and see” que esperan que la agenda y la coyuntura tapen con nuevos temas esa mala noticia que les afecta. También hay temerarios que persiguen la exposición sin medir costos y consecuencias. Y en el medio, una infinita escala de grises. ¿Es posible señalar un criterio general que permita orientarnos en esos momentos inciertos que suelen acompañar a una mala noticia? Lo intentaremos.

Un paso a paso con preguntas para enfrentar una mala noticia y decidir si comunicar o no y cómo:

  1. El contexto manda I: conocer el trasfondo de la mala noticia. ¿Es real? ¿Es pública? ¿Cuáles sus causas y consecuencias? ¿Tiene remedio? Reunir más información de la que circula. Ser capaz de responder cualquier pregunta sobre el caso.
  2. El contexto manda II: ¿Qué pasará si respondemos? ¿A quién le quiero responder? ¿Recibirán las respuestas otros públicos? ¿Se enterarán del caso por mi respuesta? ¿Y si no respondemos?
  3. El contexto manda III: ¿Hay algo de positivo en los mismos hechos que configuran la mala noticia? ¿Quiénes son mis aliados y mis contrincantes a partir de la mala noticia? ¿Hay temas en la agenda pública relacionados con la mala noticia? ¿Qué pasa si la sacan de contexto?

Con las respuestas correspondientes a cada interrogante, podremos completar un mapa de la situación para evaluar mejor qué decisión conviene tomar. Antes de seguir avanzando, ¿se te ocurren otros aspectos a considerar?

Anuncios